Blog‎ > ‎

Deterioro de la firma electrónica en España

posted Jan 20, 2016, 1:01 PM by Juan Jose Garcia-Ripoll   [ updated Jan 20, 2016, 2:30 PM ]
La firma electrónica es un procedimiento por el que certificamos nuestra identidad al enviar un documento, típicamente en el contexto de la Administración del Estado y las Comunidades Autónomas. Este concepto se introdujo con bastante precocidad en España alrededor de 2003 y tras unos años de dificultades, parece que con el tiempo se estabilizó, se mejoró su uso, y llegó a ser posible realizar trámites como la declaración de la Renta, concursos de oposiciones, pagos de tasas y aduanas, alguna solicitud de beca, convocatorias de postdoc Ramón y Cajal, solicitud de proyectos del Plan Nacional, etc.

En aquellos años no era demasiado fácil realizar el trámite, pero éste no pasaba de instalar una extensión llamada Java, importar el certificado de la Fábrica de Moneda y Timbre, y cruzar los dedos. En un principio sólo Internet Explorer funcionaba, luego Firefox comenzó a funcionar y yo llegué a realizar la firma en un Mac con Safari sin mayores problemas.

En general parece que la "cosa" funcionaba, de forma que el trámite se convirtió en obligatorio o hasta esencial:
  • Es obligatoria, por ejemplo, para la firma de proyectos de investigación.
  • Es esencial, por ejemplo, para los investigadores que residen en el extranjero, no tienen acceso a consulados y desean presentar solicitudes al Ramón y Cajal u otros trámites.
  • Está presente en múltiples otros trámites como concursos de oposiciones y traslados, o pago de impuestos, que se dirigen a un público más amplio y sin conocimientos técnicos.
El problema es que desde entonces el sistema no se ha mantenido al día. Los ordenadores y navegadores han evolucionado, Java ya no es una extensión aceptable, ni para Chrome, ni para Firefox, ni para Windows 10. En los ordenadores Apple con Mac OS X, los requisitos de seguridad hacen que la instalación de Java esté "desaconsejada" y resulta bastante traumática, si es posible en absoluto. En Linux encontramos problemas similares, aunque este sistema nunca funcionó demasiado bien. Y, lo que es peor, en los dispositivos móviles y tablets sospecho que es imposible realizar un trámite así, a pesar de que el 50% de los españoles posee un smartphone.

Como consecuencia de ello, no es extraño que gente confiada en la administración intente concluir uno de estos trámites y se encuentre que no es posible. Ante esa situación, la propia administración responde con una total falta de sensibilidad y sensatez, asumiendo que es ella y no el entorno la que puede definir el status quo.

Mira, mamá, un ordenador de hace 30 años que me sirve para firma electrónica!
Sirva de muestra el correo adjunto más abajo, recibido por un colega investigador que intentó, sin éxito, presentar una solicitud de Ramón y Cajal desde el extranjero. Las instrucciones de ese correo son cuatro páginas desordenadas que hacen referencia a un documento de 15 páginas o más, donde se proponen parches y agujeros de seguridad para solventar el hecho de que la aplicación de firma del Estado y de las Autonomías está obsoleta. Dicho documento no está disponible en ninguno de los enlaces facilitados, que dan errores, enlazan a páginas genéricas o no estamos autorizados a ver. Las propias instrucciones no sirven para un ordenador más reciente con Windows 10. Nada de esta información está disponible en la propia convocatoria de Ramón y Cajal, donde los enlaces apuntan a una página del extinto Ministerio de Ciencia, y que hace referencia a Internet Explorer (abandonado por Microsoft), Firefox 3.0 (que ya no soporta Java) y otras instrucciones obsoletas.

Esta situación es patética y conduce, por ejemplo, a que institutos de investigación mantengan un ordenador obsoleto, sin actualizar, con un sistema operativo obsoleto y lleno de parches de seguridad, sólo para atender a los procedimientos de firma. Pero, ¿qué pasa con un investigador que se encuentra desplazado por trabajo y debe de hacer frente a un trámite urgente desde su portátil?

O de forma más sencilla, ¿qué pasa con los ciudadanos normales que tienen que lidiar con la Administración? La Agencia Tributaria ha comenzado a implantar sistemas de identificación alternativas, con SMS y teléfono móvil. ¿Por qué no se extiende su uso a otros ámbitos, donde los trámites son bastante menos sensibles y críticos que presentar una declaración de la Renta correcta?
Ċ
Juan Jose Garcia-Ripoll,
Jan 20, 2016, 1:01 PM
Ċ
Juan Jose Garcia-Ripoll,
Jan 20, 2016, 1:01 PM